Archivar en enero 2019

¿Que es la nube? Parte 3, los tipos disponibles

Al igual que en la meteorología tradicional, en la que aquí nos ocupa, tenemos diferentes tipologías de nube y capas de éstas. Vamos a echar un vistazo para ver cuál nos puede servir en caso de utilizarlas.

Al hablar de nubes, tenemos que tener en cuenta que hay tantas nubes cómo sean necesarias. Una división genérica de nubes permite entender el concepto con mayor facilidad. Tenemos las nubes públicas, las privadas y las híbridas.

Leer más

¿Que es la nube? Parte 1, los aspectos positivos

Servicios en la nube. De ésto vamos a hablar éstos días, que es, su utilidad, la seguridad… vamos a subirnos a la nube para hablar con propiedad.

Definiendo la nube en términos comprensibles para todo el mundo, se trataría de ordenadores conectados entre si para ofrecerte una amplia diversidad de servicios, que si tuvieses que comprar uno a uno, necesitarías un banco detrás. Imagina que tenemos un coche en la empresa que lo podemos usar durante 24 horas diferentes usuarios porque tenemos coordinado el uso… o no. Si aparecen nuevos usuarios, se requieren más coches que están disponibles sólo si se necesitan… de ésta forma, ahorramos un montón de recursos, porque no tendría sentido que el coche de empresa estuviese aparcado ocho horas y sólo lo usase un individuo.

Lo importante a entender es que en la nube no significa necesariamente nuevo. Si bien hay empresas y visionarios que se empeñan en vendernos la moto de que ésto es prácticamente la panacea, mucho dista de ser lo que todo humano necesita, aunque no se puede negar en parte su utilidad.

Cómo todo recurso tecnológico, ofrece ventajas a tener en cuenta y desventajas que no lo hacen tan atractivo cómo se suele disfrazar. Y decimos disfrazar porque no se dice toda la verdad (cómo suele suceder en muchos casos con muchos otros productos y/o servicios).

Cloud Computing, en las nubes hay futuro computacional
Cloud Computing, en las nubes hay futuro computacional

Empezaremos por las buenas. El hecho de que con un sólo dispositivo tengas acceso a los recursos que puedas necesitar, tanto personales cómo de tu negocio, confiere una autonomía tanto a particulares cómo empresas nada desdeñable. Imaginemos por un momento que estamos en Taiwan intentando explicar en una empresa nuestro plan de mercado y viabilidad, peeeeeeeeeeeeero… el portátil no funciona y ése diagrama maravilloso del que no llevamos más copia que la del portátil no está disponible. Queremos llamar a la empresa, pero en España tenemos unos horarios de trabajo que no concuerdan con los de allí… y está cerrado.

En éste caso la tecnología de la nube nos permitiría tener acceso en tiempo real al documento que buscamos (siempre y cuando la empresa lo tenga en dicha nube) sin necesidad de una persona que nos lo envíe por correo electrónico. Y quién dice un diagrama, dice imágenes, audio, video… cualquier contenido.

Otra de las grandes ventajas es la actualización. Al ser sistemas compartidos, cuando se produce una actualización, se aplica de manera transparente para el usuario, quién conserva la personalización en todo momento, evitando así tener que volver a ajustar todo según sus requerimientos. Imagina que caótico sería para una aplicación que la usen 50 millones de personas, crear nuevamente 50 millones de perfiles por actualización.

Cómo vemos en ésta primera parte, es muy positivo aprovechar éstos recursos, puesto que generan un importante ahorro en infraestructura informática a cualquier empresa/persona.

En el siguiente artículo, veremos las desventajas.