Actualizar Windows y programas


Esta publicación tiene contenido comercial


 

Quizás no existan (aparentemente) razones para actualizar los ordenadores del negocio. Existe la creencia de que si «algo funciona, mejor ni tocarlo». Con ello empieza el interminable ciclo de la procastinación digital por desconocimiento, miedos, desinformación y un indefinido número de excusas que no nos llevan a ninguna parte.

Este artículo está destinado a Windows, aunque te puede servir en algún caso cómo guía para otros sistemas operativos.

Lo primero es actualizar el sistema operativo. Si, al día. Y si está conectado a internet, necesario. Si en tu empresa usas ésos viejos ordenadores con Windows XP/98/95, toca cambiar dos cosas, ordenadores y sistema operativo.

«Es que tengo un programa de gestión que me hicieron a medida y sólo funciona en XP»

¿Te suena?

Hoy en día existen multitud de soluciones que pueden solventar ése problema, pero está claro que ya conoces en programa de arriba a abajo, en él están todos tus productos/servicios/facturas/clientes… y claro, ponerse ahora a cambiar y aprender no es plan. Pues sería bueno que revises la seguridad que te ofrecen ésos sistemas, porque si la información vital de tu empresa está en ellos y en ésos discos duros, no estaría mal, aparte de la copia de seguridad, que si no se encripta es accesible por cualquiera sin conocimientos, tener una versión limpia del programa en otra parte.

Tengo el antivirus «crackeado/hackeado»

Si no lo hemos escuchado cientos de veces, nos quedamos cortos.

Esto es cómo decir que tenemos la alarma del negocio «pirateada«, cuando se active por un intento de robo, un acceso no autorizado al local o cualquier otro que provoque su activación, ¿de que nos va a servir?

Microsoft ofrece una suite de defensa completa e integrada con el sistema a un coste más que asumible y sin necesidad de pirateo. La próxima vez que escuches a alguien decir que «no vale para nada«, recuerda que ellos son los que fabrican Windows, por lo tanto, a los que menos les interesa que su sistema tenga brechas de seguridad. En nuestros ordenadores con éste sistema operativo usamos Windows Defender. Hasta hoy (toquemos madera), cero problemas.

Quiero el Office gratis, no lo quiero pagar

Pues yo quiero que no me cobres por lo que haces

Este es uno de los argumentos más habituales con el que nos encontramos, autónomos y PYMES que desconocen el valor añadido de una suite informática convertida en un absoluto estándar de negocio. Si tienes que usar Word/Excel/Access cómo herramientas básicas y no quieres pagar por ello, antes de recurrir a versiones pirateadas que pueden dejar el ordenador cómo un colador, tienes herramientas ofimáticas gratuitas. LibreOffice y Google Docs son, a nuestro criterio, las dos más completas.

Libre Office
Libre Office

LibreOffice es «para instalar» con versiones para Windows, Linux y MacOs. Tienes varias aplicaciones entre las que destacamos Writer, el procesador de textos con manejo de multitud de formatos y exprtación a pdf, Calc, la hoja de cálculos y Base, que gestiona bases de datos, pudiendo usarse también cómo interfaz con otras bases de datos. ¿Lo mejor? Es código abierto. Si tienes dudas de «quién usa eso«, echa un vistazo aquí. Ah si, nosotros lo usamos desde sus inicios.

Google Docs es una magnífica solución «online«. Requiere que tengas una cuenta de Google, pero, ¿quién no tiene una hoy en día?. Tienes aplicaciones para textos, hojas de cálculo, presentaciones y formularios. Muchas ventajas y el soporte de Google lo convierten en una muy atractiva solución. También lo usamos si estamos en viaje, ya que compartimos el mismo documento entre varios usuarios y vemos lo que escribe uno y otro en tiempo real.

Hay muchas más configuraciones posibles. Te recomendamos usar Windows a la última versión, la más actual posible dentro del llamado popularmente «Windows para empresa» (LTSC), una versión de largo soporte que se diferencia del resto porque se pueden retrasar actualizaciones de características y en su lugar, solamente reciban actualizaciones mensuales de calidad en dispositivos, además de precindir de Cortana, Edge y todas las aplicaciones integradas de Windows Universal. Las actualizaciones de características se ofrecen en LTSC nuevas versiones cada 2 o 3 años en lugar de cada 6 meses y las organizaciones pueden optar por instalarlas como actualizaciones en contexto o incluso omitir versiones durante un ciclo de vida de 10 años. Microsoft se compromete a proporcionar revisiones de seguridad y correcciones de errores para cada versión LTSC durante este período de 10 años. Una de sus enormes ventajas es que por lo general, no son muy dependientes de soporte técnico de herramientas y aplicaciones externas. Consulta con un experto si ésta es la versión adecuada para tu negocio.

Marcar como favorito enlace permanente.