Cuando las cosas no funcionan


Esta publicación tiene contenido comercial


 

Cuando en casa se estropea el ordenador y no sabemos el porqué, lo llevas a la tienda y en cuestión de unos días, ya saben con certeza que es y te pueden ofrecer una solución… si es que la tiene. La cosa cambia cuando pasa en tu empresa si es que te puedes permitir ése tiempo.

La imagen corresponde al ordenador de una discoteca que empezó «a fallar misteriosamente». El misterio tenia nombre y apellidos: Suciedad Incrustada con una evidente falta de mantenimiento. Y no hubiese sido tan grave de no ser porque sucedió de madrugada (que es su horario de trabajo), por lo que se quedaron sin iluminación..

En H2Olé, cuando un ordenador necesita manos expertas, nos encuentra
En H2Olé, cuando un ordenador necesita manos expertas, nos encuentra

En éste caso, los programas que contiene el ordenador lo hacen parte vital del negocio, ya que se requiere del mismo para hacer funcionar la luminaria del sitio. Sin él, sólo funcionan las luces blancas dicroicas del techo… En una oficina, éste puede ser cualquiera de los ordenadores que contienen la información de los clientes, con resultados catastróficos.

Tener conocimiento de hardware y reconocimiento del problema es indispensable para su posterior resolución. Aquí no vale el cuñado ni el primo que saben mucho de Facebook y Twitter. Limpieza profunda, reemplazo del sistema de refrigeración, puesta en marcha y recuperación del sistema a un estado estable, ya que las caídas del sistema operativo debido a éste problema lo habían vuelto muy inestable, al punto de no arrancar… y una vez más, sin copia de seguridad.

Tiene solución, al menos ésta vez la tuvo. Pero podía haberse quemado el procesador por el recalentamiento y entonces la solución se encarecería hasta un ordenador nuevo, recuperación de datos y clonado del sistema. Y si por alguna razón se hubiese visto afectado el disco duro, la cuestión no sería el precio de un disco duro nuevo y el trabajo de recuperación, es el tiempo de inactividad generado por la falta de una copia de seguridad y un ordenador de repuesto u otras soluciones.

Los autónomos y pymes generalmente no disponen de la infraestructura necesaria y ésto suele jugarles una mala pasada, siendo en ocasiones causa de cierre del negocio.

¿Aún sigues arriesgando? Es momento de ir al casino !!!

A %d blogueros les gusta esto: