Elegir el tipo de web

Elegir el tipo de web

Es una de las preguntas más recurrentes: ¿Que web necesito?. En ésta publicación intentaremos aclararte un poco el panorama, porque cada en lo suyo, debería saber de que habla, ¿verdad?

Lo primero a tener en cuenta es: ¿cuanto sabemos de ésto?. Si la respuesta es nada, entonces es cómo todo aquello de lo que no sabes nada, o aprendes o contratas a alguien que lo haga por tí, porque quieres invertir ése tiempo en tu empresa.

Importante en éste primer punto es desechar de inmediato la idea de que un blog gratuito, una página en Facebook o un subdominio de un tercero es la web adecuada para tu empresa, plantéate por un momento si le comprarías algo a alguien que ni siquiera invierte en su negocio… y ahora, das la vuelta al mostrador y te pones en su sitio. ¿Dejarías que hiciésemos la web de tu negocio sin tener siquiera la nuestra propia?

Esto incluye al hijo de tu vecino, a ése familiar que «sabe de internet» y cómo no, a los vendedores de humo.

H2Ole - Tenemos tu Web
H2Ole – Tenemos tu Web

Primer paso: La elección de un dominio

Poco importa la consideración absurda que leemos en algunos sitios de «comprar un buen dominio«. Seamos honestos, los buenos dominios están casi todos pillados, porque tras ello también hay negocio. Si compramos 100 dominios por 1.200 euros al año y vendemos 3 a 1.000 euros, habremos hecho un buen negocio, ¿no? Compro 100, vendo 3, recupero, gano y me da para mantenerlos… Esta es la razón por lo que se compran dominios para negociar, cada maestrillo tiene su librillo.

En la elección de un dominio prima el sentido común, aunque el ingenio tiene su sitio. Tanto si comienzas la aventura empresarial cómo si llevas tiempo en el mercado, recuerda que tenemos tantísimas cosas en la cabeza, que nos acordaremos de aquellas que por alguna razón, generen nuestro interés. Si tienes una local y quieres poner los apellidos familiares para el negocio, en el barrio, buena parte del vecindario dirá «lo de fulanito«. Ahora imagina alguien que ni sabe de tu existencia, se va a mudar a la zona, que no específicamente al barrio, y busca una carpintería… obviamente, si el dominio se parece a «carpinteria-y-maderas-hermanos-y-familia-garcia-garcia-y-compañia.com«, la cosa se puede complicar para recordarlo, posicionarlo y encontrarlo en el enorme mundo de las webs.

Las razones para decidir un dominio suelen ser variopintas, aunque todas relacionadas con la labor. Si tenemos un restaurante, el utilizar la palabra «restaurante» en el dominio nos resultaría fácil, aunque también podemos usar sólo nuestro nombre comercial. Cuestión de buscar, de cómo te vas a proyectar y si mañana tendrás un restaurante, un mesón, un catering o una referencia de eventos.

Una vez que tenemos decidido el dominio, toca buscar el punto. Y ésto es verdaderamente relevante en todos los aspectos, nosotros SIEMPRE recomendamos comprar un .com en la mayoría de los casos, aunque ésto dependerá en gran medida de la dirección que tenga el negocio y la web, luego vendrá la recomendación de los dominios typo y otros, dependiendo siempre de las expectativas y necesidades del cliente.

Segundo paso:

¿que tipo de web necesito realmente?

Aquí es donde entran en juego los factores primordiales, tales cómo la actividad, proyección, idea de negocio, enfoque… en realidad hay bastantes más variables a la hora de llevar adelante un desarrollo y cómo tal, hay que ser honestos y decir la verdad: La página web de tu negocio no es el cartel de la puerta o pared, es la ventana de tu empresa abierta las 24 horas durante los 365 días del año. Dicho en palabras claras, si tu web es vieja, está anticuada, apagada, con colores inadecuados o una estructura que parece un galimatías por querer aparentar modernismo, éso es exactamente lo que percibirá el visitante.

Una vez hayamos tenido claro ésto, tenemos que definir las verdaderas necesidades. Una web rápida, sencilla y directa porque nos limitamos a servicios locales específicos, por ejemplo, una cerrajería que trabaja únicamente en su localidad y su catálogo de servicios ocupa tres líneas y es concreto, no necesitará un desarrollo web enorme, mantenimiento, gestión y otros, sencillamente, porque no se justifican.

Ahora bien, la misma cerrajería tiene sucursales en otras localidad, es una franquicia, una red de cerrajerías o sencillamente, se desplaza a éstas a prestar sus servicios, si que necesita algo más de trabajo por nuestra parte. No, no alcanza con poner «prestamos servicio en tal, tal y cuál localidad». Si quiere aparecer en las búsquedas que el potencial cliente realice en localidades distintas a la de su lugar de trabajo habitual, tendrá que estar donde los competidores locales… cosas de los algoritmos de los buscadores, ahí no tenemos nada que ver y mucho que hacer para aparecer.

En éste mundillo de internet y las webs, cada uno vende lo que le parece, cuando le parece y cómo le parece, así que antes de pedirle a un tercero que haga «la web de tu negocio«, plantéate si es adecuado para llevar adelante la imagen de tu empresa en la red o sólo le interesa sacarte el dinero. Nosotros preferimos evitar un cliente descontento por el mero hecho de hacerle un trabajo que no tenga utilidad o sea impropio para su negocio. Te parecerá raro, pero preferimos seguir así, con transparencia, con honestidad, con la tranquilidad que tienen las personas al hacer bien las cosas. Claro que nos interesa el dinero, hacemos negocios. Y éso tiene que ser siempre bidireccional, así, en los negocios, las dos partes salen ganando.

H2Ole

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: