La web de empresa y porqué el dominio propio

La web de empresa y porqué el dominio propio

Que duda cabe que tener la web de la empresa o negocio es importante. Constituye un escaparate de tu empresa las 24 horas del día, accesible desde cualquier punto del mundo donde haya una conexión a la red y un dispositivo con un navegador… casi cualquier teléfono de la actualidad lo tiene, es cómo llevar unas páginas amarillas en el bolsillo… así que piensa en su importancia. Que mostrar, cómo mostrarlo y lo que tardamos en verlo.

Fuimos precursores de los directorios comerciales en la Costa del Sol. Conocemos exactamente aquello de lo que hablamos y más aún lo que vendemos. Comenzamos en localidades cómo Benalmádena, Fuengirola, Marbella… y hoy gestionamos webs de clientes en tres continentes, en actividades diversas cómo colocación de suelos de parquet, DJ’s, inmobiliarias, restaurantes…

Cómo empezar con la web

Cuando se da el primer paso para tener la web de negocio o empresa, hay que tener en cuenta que hay muchísimas opciones.

Las hay gratuitas, generalmente mediante un subdominio de otro, con lo que el beneficio se traduce al tercero.

Es cómo si nosotros te dejásemos hacer la web de tu empresa con nuestro gestor de contenidos y la dirección web para visitarte sea tu-negocio.h2ole.com. No es la imagen que quieres para tu negocio y menos aún cuando un dominio cuesta menos de 12 euros al año.

Dominio propio, programación de calidad y servidores potentes con un conexión decente.
Dominio propio, programación de calidad y servidores potentes con un conexión decente.

HERRAMIENTAS

Crear una web lleva su trabajo. Nada es tan sencillo cómo lo pintan, porque si fuera tan sencillo hacer webs, las harías tú. Las herramientas automatizadas ayudan, pero son limitadas. Editar un texto y poner una foto lo hacen todas las herramientas imaginables, lo verdaderamente difícil es que la web funcione o sirva para algo.

Las páginas de negocio en redes sociales y los blogs en plataformas ofrecen al usuario una experiencia agradable. Su configuración es sencilla y su uso más aún, pero no pueden hacer todo lo que puedas necesitar, sencillamente, porque son herramientas pensadas en general, no en casos particulares. En todo caso, utilízalos cómo lo que son y nada más. Es cómo intentar sacar de una naranja dos vasos grandes de zumo… no da para uno, menos para dos.

Los CMS (gestores de contenido) son a día de hoy altamente versátiles. Todos están preparados para manejar información y usuarios. Quizás una solución así pueda servirte teniendo en cuenta la curva de aprendizaje de cada uno de ellos. Teniendo algo de experiencia usando un ordenador, entender un CMS te puede llevar de media unos 10 días a media jornada si nunca has tenido ocasión de usarlos, luego toca usarlos y ni te digo en caso de personalizarlos según tus necesidades, requieren por lo general, conocimientos de html, php, mysql, css y editores. Y si sabes de ésto, entonces todo lo que he comentado, te sobra.

Tienes soluciones de pago. Herramientas prediseñadas cómo CMS, pero con más prestaciones. Eso si, a tu medida, ninguna, así que tendrás que probar unas cuantas antes de decidirte por una en concreto. Eso se traduce en tiempo+aprender+experiencia=dinero que se va.

EXPERIENCIAS A PIE DE CALLE

El postre lo ponen las supersoluciones superbaratas.

Toolbox - Cada uno con lo suyo, aunque creas que tienes herramientas para todo
Toolbox – Cada uno con lo suyo, aunque creas que tienes herramientas para todo

Hace poco hablamos con un ex-cliente reconvertido a cliente, sencillamente, porque pensó en el «gasto» que le suponía mantener la web con nosotros. Al parecer, un «amigo» suyo le dijo que le estábamos «estafando«, porque por menos de éso, tenía un «magnífico servicio» en un proveedor con mucho nombre que se vende tan barato y tan bien, que estaba tardando en irse allí.

Plantó la semilla de la duda y cómo con nosotros la permanecia no existe, se fue. Hay que tener en cuenta que el «amigo» compra dominios con 5Mb de espacio en web por menos de 10 euros y los revende «con la web hecha» (gracias a la herramienta que ofrece el proveedor) por más del 1000% del valor original.

Nuestro cliente se encontró con que la «fabulosa herramienta» que le pusieron a su disposición no era cómo la había descrito el «amigo«, se limitaba a reemplazar imágenes y textos, pero no ofrecía más.

El primer problema era que su web cargaba muy lenta y perdió muchas visitas. Lo achacó «al cambio de servidor y las DNS«, aunque luego nos dijo que éso fue lo que le dijeron los del «servicio técnico» 63 horas después de su pregunta. Igual que con nosotros, que tenemos respuesta del SAT en el menor tiempo posible y resolución de incidencias desde de la A la Z desde que el cliente solicita o se detecta un problema.

Bastaron un par de problemas más para que nos llamase, diciéndonos que quería retomar nuestro servicio lo antes posible, porque la web era un problema para todo y el quería tener la cabeza en su negocio, que es lo que siempre decimos, vosotros tenéis que seguir con vuestra empresa, nosotros nos dedicamos a las webs.

Nosotros le llamamos a ésto «servicio de valor añadido«.

El hecho de que tú ocupes tu tiempo en hacer productivo a tu negocio es lo te da ingresos. Pasarse el día entero retocando detalles de la web, pequeñas cositas, son las excusas perfectas para que no ganes dinero. Piénsalo por un momento. Si nuestro servicio de mantenimiento te parece caro, piensa lo que pierdes por mantener la web a base de dolores de cabeza y consejos de «amigos» que no están cuando hay problemas. Echa cuentas.

ALGO MÁS QUE IDEAS

Tener el dominio propio responde a una seña de identidad y confianza. Nos produce risa el hecho de que quiénes se anuncian cómo «empresa«, tengan un subdominio de un tercero y un correo de un proveedor general, es decir, tu-empresa.la-empresa-de-otro.abc y tu-empresa[@]la-empresa-de-otro.xyz. Peor aún es verlo impreso en tarjetas, carteles e incluso vehículos… ¿qué confianza puede generar ésto en tus clientes?

Hay que ponerse del otro lado del mostrador antes de hacer algo que afecte a tu negocio, cómo el sitio web o el correo electrónico. Intenta ver las cosas cómo las vería un cliente. H2Olé tiene una web llamada www.h2ole.com y todos sus correos responden bajo la forma lo-que-sea[@]h2ole.com. El sitio web y correos electrónicos de tu negocio no deberían ser menos de ésto. Mantienen tu seña de identidad y mejoran tu presencia.

COMO LO HACEMOS NOSOTROS

Lo hacemos cómo creemos que lo harías tú. Pensamos en la solución web de tu negocio cómo nos gustaría que pensaran del nuestro.

Luego escuchamos lo que quieres, lo que te gustaría. Analizamos la situación y te enviamos un presupuesto con lo que creemos que necesitarías. Lo aceptas y empezamos a trabajar juntos buscando resultados que ayuden a mejorar el ROI de tu empresa.

H2Ole

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: