Llevando la empresa con Linux, parte 2

Llevando la empresa con Linux, parte 2

Parte dos, porque ya hubo una primera ¿Seguimos con Linux en la empresa o habremos vuelto a Windows? Ni hablar de cambiar!!! Nos resistimos!!! Y éso que el cambio es un camino de rosas, espinas incluidas.

Estamos acostumbrados a Windows. No se trata de si es mejor o peor, simplemente, costumbre y que todos los fabricantes de dispositivos y cuanto cacharro necesitamos en la oficina o casa, tiene drivers y blablabla.

Lo cierto es que el cambio nos ha dado nuevas perspectivas, principalmente la hora de la seguridad. Partiendo de la base de que NINGÚN SISTEMA INFORMÁTICO es invulnerable, lo primordial era buscar esa tan necesaria seguridad a la hora de trabajar. El activo más importante de la empresa son los datos que maneja, que duda cabe. Y cada día que pasa, menos papel y más ordenadores. Con más razón.

Iniciamos «el embarque» en ésta aventura asumiendo riesgos. La ventaja es que, entre la experiencia y que nos dedicamos a éste mundillo de webs, ordenadores, sistemas, lopd y cacharros tecnológicos, tenemos experiencia con éstas cosas. Y éso ayuda. Si no has experimentado nunca el cambio de un sistema operativo a otro, quizás es el momento de que lo hagas… en el ordenador de casa, no en el de la empresa. No al menos que tengas un muy buen nivel y puedas resolver incidencias.

Cómo ya pudiste ver por aquí , trasteamos con algunas distribuciones de Linux hasta que nos topamos con LinuxMint. Algunos puristas y geeks dejan de lado a ésta distribución porque blablabla… lo cierto es que para el usuario inexperto, es, sencillamente, excelente, así que imagina para el usuario que sabe de éste sistema.

Muchos la comparan con Ubuntu. Probamos las dos y nos quedamos con LinuxMint. Nos gusta más en la manera en la que resuelve las cosas, cómo funciona… más intuitivo y no tan recargado… para gustos colores.

Lo dicho, arrancamos con LinuxMint, una EXCELENTE distribución. Un par de pequeñas tonterías para instalar la impresora HP1018 (le llamamos cariñosamente Antonia) y andando que es gerundio.

Cómo gestor de correo, Mozilla Thunderbird. Y sin esfuerzo. Copiar la carpeta que teníamos en Windows y que contiene todos los correos, direcciones, cuentas, contraseñas… ¡todo!… y ya estaba funcionando SIN incompatibilidades de ningún tipo. Sencilamente, GENIAL. Dicho de otra manera, no tuvimos que esperar días para tener nuevamente el correo activo, tan sólo fue cosa de una hora y media a lo sumo.

Cómo navegadores, a elegir. En Windows ya usábamos Mozilla Firefox. En Linux no íbamos a tener menos…. y tenemos más. Y si necesitamos IE porque alguna página sólo está programada para IE (cómo algún banco y otros que no vale la pena mencionar), tenemos la máquina virtual con un Windows para ésas pequeñeces (en nuestro caso, preferimos avisar al webmaster de lo que sucede para que corrija el error). Siguiendo con el apartado navegadores, tienes muchos donde elegir.

En cuanto al paquete ofimático, Open Office parecía la opción más adecuada, ya que desde Windows no se que versión ya lo usábamos, por lo que no suponía un problema seguir con él. Parece ser que tuvieron algunas diferencias con la empresa propietaria y la solución se aplicó de inmediato: LibreOffice, una solución casi idéntica al ya laureado OO. También tenemos las opciones on-line, que son geniales.

Donde si estamos encontrando problemas es en las aplicaciones gráficas, uno de los talones de Aquiles en Linux. Si bien hay muchas herramientas, ninguna se aproxima a lo que requerimos, al nivel de Photoshop ó Corel. Y es que, si bien GIMP es una buena herramienta, no conseguimos los resultados que deseamos. ¿Será por falta de costumbre o por limitaciones? Ni idea, seguimos probando cosas…

En cuanto a sistemas de facturación, cada empresa tiene el suyo, aunque una amplia mayoría están orientados a Windows. Nosotros hemos suplido ésa necesidad pasando al área práctica. Si éres autó[email protected] o micropyme, seguramente harás facturas con herramientas sencillas, tipo hoja de cálculo. LibreOffice te provee dicha solución.

Cómo te comentábamos, si tu sistema de facturación está basado en otra plataforma, instala un máquina virtual (que se parece a tener un ordenador dentro de otro) y en uno minutos, tendrás funcionando el programa requerido.

¿Razones para cambiarse a Linux? Muchas, mezcla entre económicas y estabilidad. Y ojo, que no nos pagan por hablar de LinuxMint, simplemente, nos parece una muy interesante opción en la empresa de hoy.

H2Ole

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: