La web de empresa y el dominio propio

Que duda cabe que tener la web de la empresa o negocio es importante. Constituye un escaparate de tu empresa las 24 horas del día, accesible desde cualquier punto del mundo donde haya una conexión a la red y un dispositivo con un navegador… casi cualquier teléfono de la actualidad lo tiene, es cómo llevar unas páginas amarillas en el bolsillo… así que piensa en su importancia. Que mostrar, cómo mostrarlo y lo que tardamos en verlo.

– – Sigue leyendo aquí – –

Llevando la empresa con Linux, parte 2

Parte dos, porque ya hubo una primera ¿Seguimos con Linux en la empresa o habremos vuelto a Windows? Ni hablar de cambiar!!! Nos resistimos!!! Y éso que el cambio es un camino de rosas, espinas incluidas.

Estamos acostumbrados a Windows. No se trata de si es mejor o peor, simplemente, costumbre y que todos los fabricantes de dispositivos y cuanto cacharro necesitamos en la oficina o casa, tiene drivers y blablabla.

– – Sigue leyendo aquí – –

Redes sociales y publicidad

Redes sociales y publicidad

Nos llegan correos de [email protected]. Algunos de [email protected], preguntando con sutileza sobre X cosas que sólo la incompetencia podría preguntar. No son cotillas, son alimañas que se quieren alimentar de tu know-how sin ofrecer nada a cambio. ¿A que lo has vivido en tu empresa? Pasa constantemente: «Te cambio un enlace en tu página por uno en la mía«, «Quiero un presupuesto lo más detallado posible«, «Me haría falta tal cosa, pero…» y así, suma y sigue.La publicidad cuesta dinero. Crearla, planificarla, diseñarla, ejecutarla… pero vivimos en la época del «todo vale y todo gratis«, y claro está, así es cómo perdemos percepción de la realidad y convocamos una serie de recursos que a simple vista, todo el mundo los tiene. Nada más lejos de la realidad. Que todo el mundo tenga algo es relevante, pero si no sabemos canalizar lo que queremos vender, de nada sirve.

– – Sigue leyendo aquí – –

La web gratis, de bajo coste o DIY

La web de empresa está, en una buena parte de los casos, descuidada, cómo si se tratase de algo «poco importante». La idea de tener una web cómo quién tiene un bolígrafo en el escritorio debe desterrarse de la mente empresarial del siglo XXI, porque es dinero que se pierde, entre el que tiras y el que no llega porque va a manos de la (in)competencia.

– – Sigue leyendo aquí – –