Actualizar Windows y programas

Quizás no existan (aparentemente) razones para actualizar los ordenadores del negocio. Existe la creencia de que si «algo funciona, mejor ni tocarlo». Con ello empieza el interminable ciclo de la procastinación digital por desconocimiento, miedos, desinformación y un indefinido número de excusas que no nos llevan a ninguna parte.

– – Sigue leyendo aquí – –

Llevando la empresa con Linux, parte 2

Parte dos, porque ya hubo una primera ¿Seguimos con Linux en la empresa o habremos vuelto a Windows? Ni hablar de cambiar!!! Nos resistimos!!! Y éso que el cambio es un camino de rosas, espinas incluidas.

Estamos acostumbrados a Windows. No se trata de si es mejor o peor, simplemente, costumbre y que todos los fabricantes de dispositivos y cuanto cacharro necesitamos en la oficina o casa, tiene drivers y blablabla.

– – Sigue leyendo aquí – –

Llevando la empresa con Linux, parte 1

Más de uno se echará las manos a la cabeza con argumentos cómo:

«Los de H₂Olé están locos, eso de Linux es para hackers…«, «Linux no sirve para la pyme«, «Linux no me deja abrir documentos«…

Nada de éso es verdad y todo es cierto…

Hace un par de semanas uno de nuestros discos duros sufrió lo que llamaríamos «un atontamiento«. Ese estado fue inducido a través de un sistema operativo windows que reinstalamos 6 veces en un mes. Obviamente, algo iba mal.

– – Sigue leyendo aquí – –

Servicios Remotos

Conexiones remotas con H2Olé y problema solucionado
Conexiones remotas con H2Olé y problema solucionado
  • ¿Cuantas veces se ha cerrado el navegador?
  • ¿Cuantas veces has visto publicidad en el navegador… y no querías verla?
  • ¿Cuantas veces va lenta la navegación?
  • ¿No responde cómo necesitas?
  • ¿El ordenador va lento?
  • ¿Posibles virus, troyanos… o intrusiones?
  • ¿Imaginas que podamos solucionar ésto en tiempo récord y si no podemos hacerlo, te devolvemos el dinero en el acto?
– – Sigue leyendo aquí – –

Cuando las cosas no funcionan

Cuando en casa se estropea el ordenador y no sabemos el porqué, lo llevas a la tienda y en cuestión de unos días, ya saben con certeza que es y te pueden ofrecer una solución… si es que la tiene. La cosa cambia cuando pasa en tu empresa si es que te puedes permitir ése tiempo.

La imagen corresponde al ordenador de una discoteca que empezó «a fallar misteriosamente». El misterio tenia nombre y apellidos: Suciedad Incrustada con una evidente falta de mantenimiento. Y no hubiese sido tan grave de no ser porque sucedió de madrugada (que es su horario de trabajo), por lo que se quedaron sin iluminación..

– – Sigue leyendo aquí – –